El modelo de emociómetro que proponemos, es una herramienta de medición emocional basada en el método RULER (Yale Center for Emotional Intelligence) con la que los alumnos adquieren una mayor conciencia y comprensión emocional.

Objetivos:

  • Facilitar la identificación de las emociones
  • Desarrollar la conciencia emocional
  • Potenciar la cooperación entre los miembros del grupo

Materiales:

Tiempo:

  • 1 sesión de 45 minutos

Estructura:

  • Pequeño grupo y toda la clase

Descripción de la actividad:

Para pequeño grupo (de 3 a 5 alumnos):

Vamos a crear nuestro emociómetro:

Se reparten los materiales necesarios a cada grupo.

Colocamos las impresiones del emociómetro (según ejemplo) y decidimos entre los componentes del grupo cómo colorear cada cuadrante.

Coloreamos los cuadrante de colores diferentes (por ejemplo: magenta, amarillo, violeta y azul). También coloreamos los marcos de la parte superior de manera que cada uno de ellos se corresponda con un cuadrante.

Se prepara la base (con la cartulina, cartón…) lo suficientemente grande para pegar las 9 hojas DIN-A4 (tamaño exacto 60,5 x 86 cm. Puede valer una base tamaño A1: 59,4 x 84,1 cm. y recortar los márgenes de papel sobrantes)

Pegamos las impresiones a la base (con pegamento, cola o celo)

Para todo el aula:

Cuando terminemos los emociómetros explicamos su funcionamiento:

Estos ejes de coordenadas miden la energía que tenemos y si la sensación es agradable o desagradable. Con estas dos variables podemos saber qué emoción estamos sintiendo.

¿Cómo nos sentimos de energía, con mucha energía (parte alta del emociómetro) o con poca energía (parte baja)?

  • Si tenemos mucha energía estamos en la parte de arriba del emociómetro
  • Si tenemos energía normal, estaremos por el centro
  • Si tenemos poca o baja energía, nos situaremos por la parte de abajo

¿Cómo es la sensación que tengo ahora, me gusta (agradable) o no me gusta (desagradable)?

  • Si la sensación que tengo me gusta y es agradable, estaré en la zona derecha del emociómetro
  • Si no siento nada bueno ni malo, estaría por el centro
  • Si la sensación es desagradable, me sitúo en la zona izquierda del emociómetro

Algunos ejemplos de cada cuadrante:

  • La ira y el miedo estarían en el mismo cuadrante superior izquierdo. La ira se situaría más arriba y el miedo más centrado.
  • La alegría se sitúa en el cuadrante superior derecho.
  • La tristeza en el inferior izquierdo.
  • La calma y la seguridad en el inferior derecho, etc.

Las emociones fuertes suelen estar en los extremos y las más suaves más al centro.

Reflexión:

¿Cómo os habéis sentido? ¿Os ha resultado fácil poneros de acuerdo? ¿Porqué? ¿Qué habéis aprendido?

Conclusión:

Durante esta actividad se ha creado una herramienta para trabajar la conciencia emocional. El siguiente paso será empezar a situarnos en función de nuestra energía y lo agradable o desagradable de nuestra sensación.

Para la siguiente sesión tenemos una sorpresa, por cierto ¿dónde se situaría la sorpresa en el emociómetro? 😉

Pin It on Pinterest

Share This