¿Qué es la Inteligencia Emocional?

1.- Definición de Inteligencia emocional

Inteligencia Emocional es la capacidad de percibir los sentimientos propios y los de los demás, distinguir entre ellos y servirse de esa información para guiar el pensamiento y la conducta de uno mismo. (1990 P. Salovey y J.Mayer)

Mayer y Salovey son los primeros en proponer una forma distinta de “inteligencia” que engloba un conjunto de capacidades o destrezas y a la que denominan Inteligencia Emocional.

Pero fue Daniel Goleman quien difundió mundialmente esta teoría con su libro Inteligencia Emocional:

La Inteligencia Emocional determina la capacidad potencial para aprender las habilidades prácticas basadas en la capacidad de reconocer los sentimientos propios y ajenos, motivarnos y manejar adecuadamente las relaciones que sostenemos con los demás y con nosotros mismos (1995 D.Goleman)

Así pues, la inteligencia emocional nos permite ser conscientes de las emociones propias y ajenas, entendiendo estas como respuestas a los estímulos, tanto internos como externos, y nos ayuda a gestionarlas para dirigir los propios pensamientos y acciones de forma saludable.

Inteligencia emocional es poner inteligencia entre el estímulo y la respuesta

También se habla de habilidades no cognitivas como el conjunto de atributos, disposiciones, habilidades sociales, actitudes, capacidades y recursos personales que son independientes de la capacidad intelectual.

  • Facebook
  • Pinterest
  • Twitter
  • Google+

2.- Beneficios de la Inteligencia Emocional

Desarrollar la Inteligencia Emocional en niños y adultos conlleva numerosos beneficios tanto individuales como sociales. Entre ellos destacan:

  • Rebaja el nivel de estrés
  • Aumenta el bienestar psicológico
  • Mejora la calidad del sueño
  • Mejora el rendimiento en el estudio y en el trabajo
  • Aumento del autoconocimiento y por tanto de la toma de decisiones saludables
  • Favorece y mejora las relaciones sociales

Beneficios sobre la salud física:

  • Disminución del dolor
  • Reducción de la presión sanguínea
  • Disminución de los niveles de adrenalina asociados a la ansiedad
  • Promoción de la calma
  • Creación de un estado de mayor bienestar físico
  • Mejora del estado de ánimo y el sentido del humor
  • Potenciación de las funciones del sistema inmunológico

Desde un punto de vista educacional:

Aumenta las habilidades socioemocionales convenientes para el aprendizaje:

  • Automotivación
  • Valoraciones positivas de uno mismo, autoconfianza
  • Comportamientos positivos en el aula, compañerismo
  • Relaciones constructivas con adultos y otros estudiantes

Reduce la probabilidad de comportamientos contraproducentes o inconvenientes:

  • Bajo control de impulsos
  • Agresión y violencia
  • Abuso de sustancias (drogas, alcohol…)
  • Promiscuidad sexual

Por otro lado, las emociones positivas favorecen la interconexión neuronal y la flexibilidad cognitiva y un ambiente agradable y seguro potencia la seguridad emocional del estudiante

La Inteligencia Emocional favorece el éxito académico, pues todo aprendizaje tiene una base emocional y, sabiendo autorregular el estado emocional y motivacional, podemos lograr un óptimo nivel de concentración para el aprendizaje

3.- Fundamentos de la Inteligencia Emocional

Según el modelo de Mayer y Salovey (1997), la Inteligencia Emocional incluye 3 procesos mentales:

  • Valoración y expresión de las emociones en uno mismo y en los demás
  • Regulación emocional en uno mismo y en los demás
  • Uso de las emociones de manera adaptativa

Otros autores consideran que el desarrollo de la Inteligencia Emocional se realiza de forma progresiva y en el siguiente orden:

  • Conciencia emocional: Aprender a reconocer las emociones y ponerles nombre
  • Regulación emocional: Gestionar las emociones de forma que podamos manejar productivamente las emociones negativas y generar, fomentar y conservar las que nos aportan bienestar
  • Autonomía emocional: Conseguir bienestar emocional y personal basándonos en la información emocional obtenida

Otra clasificación sería la de los 4 pilares de la Inteligencia Emocional:

  • Regulación emocional: Saber regular las emociones tanto en situaciones favorables como adversas
  • Empatía: Saber ponerse en la piel de los demás y comprender los sentimientos ajenos
  • Habilidades sociales: Saber tratar con  quienes nos rodean y establecer lazos sanos y duraderos
  • Promover el bienestar personal y social

Goleman considera la Inteligencia Emocional dividida en 5 dominios principales:

  • Autoconciencia emocional. Es la capacidad de reconocer nuestras emociones y cómo afectan nuestro estado de ánimo 
  • Manejo de las emociones. Es saber reaccionar apropiadamente y controlar nuestros impulsos, pensar antes de actuar.
  • Automotivación. Es tener la habilidad para dirigir las emociones hacia las metas, mantenerse motivado en la realización de nuestros objetivos
  • Empatía. Es el reconocimiento de las emociones en los demás. Al  identificarnos con las emociones del otro creamos vínculos más fuertes
  • Habilidades sociales. Saber mantener relaciones sociales saludables y satisfactorias
  • Facebook
  • Pinterest
  • Twitter
  • Google+

El desarrollo de la Inteligencia Emocional es un camino largo, la buena noticia es que nada más empezar ya iremos notando sus beneficios 😉

4.- Cómo desarrollar la Inteligencia Emocional

Podemos trabajar la Inteligencia Emocional abordando cada uno de los siguientes aspectos de las competencias o habilidades emocionales. Selecciona cualquiera de ellos, el que más te interese en este momento o el que consideres que debes mejorar y, toma conciencia y profundiza en ese aspecto concreto. El desarrollo de cualquier competencia, beneficiará a las demás habilidades.

4.1.- Conciencia emocional

Se trata de conocer las emociones propias y de los demás y saber ponerles nombre: 

  • Toma de conciencia de las propias emociones
  • Dar nombre a las propias emociones
  • Comprensión de las emociones de los demás

4.2.- Regulación emocional

Es dar una respuesta apropiada al contexto y no dejarse llevar por la impulsividad:

  • Tomar conciencia de la interacción entre emoción, cognición y comportamiento
  • Expresión emocional
  • Capacidad para la regulación emocional
  • Habilidades de afrontamiento
  • Competencia para autogenerar emociones positivas

4.3.- Autonomía personal  

Es tener la capacidad de no verse seriamente afectado por los estímulos del entorno:

  • Autoestima
  • Automotivación
  • Actitud positiva
  • Responsabilidad
  • Análisis crítico de normas sociales
  • Buscar ayuda y recursos
  • Auto-eficacia emocional

4.4.- Inteligencia interpersonal o habilidades sociales

Nos facilitan las relaciones interpersonales:

  • Dominar habilidades sociales básicas
  • Respeto por los demás
  • Comunicación receptiva y expresiva
  • Escucha activa 
  • Compartir emociones
  • Comportamiento prosocial y cooperación
  • Asertividad

4.5.- Habilidades de vida y bienestar

Son el conjunto de habilidades, actitudes y valores que promueven la construcción del bienestar personal y social:

  • Identificación de problemas
  • Fijar objetivos adaptativos, positivos y realistas
  • Solución de conflictos
  • Negociación
  • Bienestar subjetivo
  • Fluir

El desarrollo de estas dimensiones nos proporciona salud emocional, armonía y equilibrio para lograr una buena calidad de vida. Estas habilidades debemos construirlas conscientemente con voluntad y actitud positiva, pues el bienestar emocional es lo que más se parece a la felicidad.

Efectos de las emociones en el cuerpo humano
  • Facebook
  • Pinterest
  • Twitter
  • Google+

5.- Inteligencia Emocional en niños ¿Cómo enseñarles?

El primer paso y fundamental, es conocerse a uno mismo para posteriormente poder conocer al otro, pasar de la conciencia emocional a la empatía

Para ello debemos saber contestar y reflexionar sobre las siguientes cuestiones:

¿Cómo me siento?

¿Por qué me siento así?

¿Cómo estoy manifestando lo que estoy sintiendo?

¿Esta emoción me ayuda en la situación y momento actual?

¿Qué estrategia puedo aplicar para mantenerla o cambiarla?

El desarrollo de esta habilidad (autoconocimiento emocional) nos permitirá poder ayudar a los niños a detectar sus propias emociones. Para ello debemos considerar los siguientes aspectos:

  • Si sabemos conectar emocionalmente con ellos, podremos saber cómo se sienten (empatía) y poner nombre a sus emociones (conciencia emocional)
  • También, a través de nuestro ejemplo, verbalizando nuestros sentimientos, les estamos enseñando a identificar las emociones para que sepan ponerles nombre
  • Los niños deben saber que todas las emociones son legítimas, que hay que aceptarlas y atender a lo que nos quieren decir. Explicarles que el miedo nos avisa de un peligro, la ira de algo que consideramos injusto, la tristeza de una pérdida
  • Si les enseñamos a identificar y expresar los gestos asociados a las distintas emociones, podrán reconocerlas en sí mismos y en los demás, que es la base de la Inteligencia Emocional
  • Debemos enseñarles a controlar los comportamientos automáticos asociados a determinadas emociones (cuando se enfada: pega patadas, cuando está triste: no habla ni atiende…) y mostrarles otras formas más saludables y respetuosas de responder (si se enfada puede parar y respirar, contar hasta 100, saltar o correr, pegar a un almohadón, mojarse las muñecas con agua fría…)
  • Es muy importante dedicarles tiempo para compartir emociones y sentimientos ofreciéndoles un espacio seguro y de confianza donde se expresen en libertad

Y para hacernos una idea de cuándo van apareciendo las emociones en el ser humano, os dejamos  el siguiente estudio sobre la evolución emocional infantil (Del Barrio, 2005):

  • De 0 a 12 meses: Se experimentan las emociones primarias o básicas (sorpresa, asco, tristeza, ira, miedo, alegría)
  • 6 a 12 meses: Se reconocen la expresión de emociones básicas en las personas adultas que le cuidan
  • 18 a 24 meses: Aparecen las emociones secundarias (celos, vergüenza, culpa, orgullo…)
  • 2 a 3 años: Comienza el etiquetado verbal de las emociones básicas
  • 2 a 4 años: Aparece el reconocimiento del estado de ánimo propio 
  • 4 a 5 años: Identificación de eventos activadores de emociones propias
  • 6 a 7 años: Fase de reconocimiento discriminante de emociones propias y ajenas
  • 7 años: Tiene el conocimiento de las emociones propias y ajenas establecido
  • 6 a 10 años: Se desarrolla la metacognición de la emoción

Os animamos a padres, madres y educadores a escuchar y compartir emociones, a normalizar la comunicación emocional tanto en las familias como en las aulas y a reservarle un tiempo y un espacio en nuestro día a día para ser conscientes de nuestro mundo emocional… A educar con Inteligencia Emocional.

Como herramienta para desarrollar la Inteligencia Emocional en familia y facilitar la comunicación de nuestras emociones, creamos un juego de mesa “de perruco… ¡a perruco!” que ayuda a reflexionar y ser conscientes de nuestras emociones al tiempo que tenemos la oportunidad de escuchar las de los demás, en un entorno lúdico y seguro

6.- Test de Inteligencia Emocional

Por último compartimos estas herramientas que nos han parecido muy interesantes para conocer nuestro coeficiente de Inteligencia Emocional en el momento actual y os recomendamos realizar alguno de ellos.

Test de Daniel Goleman para adultos. Coeficiente Emocional

Este test está diseñado por el profesor Daniel Goleman y consta de solo 10 preguntas.

Test de Emily Sterrett para adultos. Autoevaluación de la Inteligencia Emocional, consta de 30 preguntas que evalúan la autoconciencia, la empatía, la autoconfianza, la motivación el autocontrol y la competencia social.

Test de Inteligencia Emocional de Psicoactiva. Para adultos, con 44 preguntas, gráfico de resultados y comentarios sobre:

  • Percentil de Inteligencia Emocional
  • Autoconocimiento o conciencia emocional
  • Autocontrol o autorregulación emocional
  • Automotivación y autoestima
  • Reconocimiento de emociones ajenas, empatía
  • Relaciones interpersonales o habilidades sociales

Debemos tener en cuenta que la valoración de la experiencia emocional es subjetiva, con lo cual el resultado varía considerablemente dependiendo de nuestro nivel de autoexigencia, o de si en el momento de realizar el test estamos de buen humor o estresados, cansados… 

En la biblioteca de ‘el perruco’ encontrarás los libros de Inteligencia Emocional que más nos han gustado y cuentos para trabajar la Inteligencia Emocional infantil

Aún no tienes tu ejemplar de EMOCIÓN! ?

Pin It on Pinterest

Share This