Las emociones provocan una reacción biológica involuntaria en el organismo, además son universales y se contagian.

Lo primero que debemos hacer es reconocerlas y ponerles nombre. Las emociones básicas (según algunos autores) son:

alegría: felicidad, estar contento, de buen humor…
amor: es el cariño desinteresado, la más positiva de todas las emociones.
ira: es el enfado desmedido y descontrolado, rabia, furia…
sorpresa: desconcierto ante sucesos inesperados, asombro…
tristeza: pena, expresión del dolor afectivo, melancolía…
aversión (asco): rechazo hacia algo o alguien, antipatía, desprecio, repulsión…
miedo: temor y  desconfianza, percepción de peligro que sentimos ante las amenazas reales o irreales.
vergüenza: sentimiento de ridículo, rubor…

Existen diferentes intensidades y matices y, a su vez, la mezcla de éstas emociones nos hacen sentir otras (por ejemplo, los celos son una mezcla de amor y miedo).

Puedes pararte un momento y pensar, ¿cómo me siento?, parece fácil, pero cuando se mezclan varias emociones o son muy fuertes la cosa se complica.

Pin It on Pinterest

Share This