Juego "de perruco... ¡a perruco!" formato compacto

Juego "de perruco... ¡a perruco!" formato compacto
Juego "de perruco... ¡a perruco!" formato compacto Juego "de perruco... ¡a perruco!" formato compacto Juego "de perruco... ¡a perruco!" formato compacto Juego "de perruco... ¡a perruco!" formato compacto
Código del producto: 002
Disponibilidad: 6
Precio: 19.95€
Sin Impuesto: 16.49€

Opciones disponibles


* Idioma del juego:

Cantidad:  
   - O -   

El juego que ayuda a desarrollar la Inteligencia Emocional de los niños. Ahora en formato compacto.

En el juego “de perruco… ¡a perruco!, aprendiendo las emociones básicas” se trata de contar experiencias propias que impliquen una emoción, favoreciendo la comunicación y creando un clima de confianza que promueve el aprendizaje emocional de forma lúdica. Es un juego educativo donde todos ganan, no hay penalizaciones, todos aprenden y se divierten desarrollando su Inteligencia Emocional.

Está pensado para jugar con niños, desarrollando y reforzando los lazos de unión entre los participantes: padres, tíos, primos, amigos, educadores, abuelos…, se trata de pasar un tiempo de calidad juntos. También es muy útil como herramienta para psicólogos y en las clases de educación emocional.
 
La edad recomendada para empezar a jugar es de 4 años (ya empiezan a saber contar y a comunicarse mejor), aunque con tres ya se les puede hacer partícipes (poniéndole cara a cada una de las emociones, explicándoles las diferencias, etc.)
 
La idea es que los participantes tengan diferentes edades para enriquecer al máximo la experiencia de compartir las emociones. Para los niños es muy interesante conocer qué provoca la ira de un adulto o si un niño más mayor que él tiene los mismos miedos, por ejemplo. Así que el rango es 4 a 99 años, aunque, como regalo, lo recomendamos para niñas y niños de hasta 8 años.
 
Con el juego “de perruco… ¡a perruco!” aprendemos a tener conciencia de nuestros propios sentimientos, a reconocer y expresar las emociones, a comunicarnos y escuchar a los demás, a conectar con los sentimientos de los otros (empatía), a crear vínculos sociales fuertes y a desarrollar habilidades sociales, es decir, aumentamos nuestra Inteligencia Emocional jugando y divirtiéndonos.
 
Es una oportunidad para romper el hielo de forma rápida y divertida y hablar de nuestros sentimientos dejando que nuestros hijos nos conozcan mejor y nosotros a ellos y así reforzar nuestros vínculos (por ejemplo, me siento triste cuando no puedo estar contigo porque tengo que trabajar, soy feliz cuando estamos juntos...). Pasar tiempo con nuestros niños, tener contacto físico, jugar juntos, valorar sus ideas, escucharles, compartir nuestras experiencias y animarles a conseguir lo que se propongan, nos llenará de optimismo y satisfacción.
 
Compartir emociones y sentimientos permite a los niños saber que es correcto y normal sentirse de esa manera particular, que todos sentimos las mismas emociones, aunque nos las provoquen situaciones diferentes, les ayuda en su autoconocimiento y fortalece su autoestima.
 
El juego “de perruco… ¡a perruco!” está realizado íntegramente en España con materiales ecológicos, biodegradables y respetuosos con el medioambiente. Las piezas son únicas y hechas a mano, eso les confiere un carácter propio y muy agradable al tacto. En nuestra web, www.elperruco.com, puedes ver los vídeos dónde se explican los distintos procesos que hemos seguido en la elaboración del juego.
 
Según las edades, el desarrollo emocional de los participantes o las veces que hayan jugado ya, os proponemos diferentes reglas que podéis incluir en el juego:
 
  • Cada ficha corresponde a un equipo (cuando hay pequeños podemos formar grupos).
  • Hacemos mímica y representamos con gestos la emoción que nos ha tocado antes de explicarla verbalmente (por ejemplo, pongo cara de miedo y hago como que tiemblo)
  • No se puede repetir la misma experiencia-explicación.
  • Preguntamos a los demás jugadores si ellos también sienten igual que nosotros o no. Por ejemplo, a mi me dan miedo las arañas ¿y a ti? (la respuesta debe ser sólo sí o no para reservar tu explicación para cuando te llegue el turno).
  • Podemos pedir ayuda si no encontramos ejemplos (puede que Mamá sepa que sientes miedo cuando está oscuro, o cuando hay tormenta, o… y que tú sepas que Mamá siente tristeza cuando escucha algunas melodías).
  • Podemos expresar nuestras emociones con ejemplos diferentes dependiendo de con quién estemos jugando (si juego con mis hijos, expreso mi tristeza cuando ellos lo pasan mal; pero si juego con mis amigos, aprovecho para explicar que me entristece cuando no contestan a mis mensajes).
  • Si los jugadores son muy pequeños se les puede pedir que describan la emoción con mímica y pongan el gesto que corresponda (cara de sorpresa, de pena, de miedo…), en lugar de contar una experiencia.
  • Podemos aumentar nuestro vocabulario de sentimientos describiéndolos con otras palabras que describan cada emoción valorando su grado de intensidad, por ejemplo si te toca la ira, puedes decir rabia, que es igual de intensa que la ira, o enfado, que es menos fuerte que la ira… si sale el miedo puedes decir susto, que es menos fuerte que el miedo o temor, que es igual…



Escribe una opinión

Tu nombre:


Tu opinión: Nota: HTML no es traducible!

Puntuación: Malo           Bueno

Introduce el código en la casilla inferior:



Descripción

El juego que ayuda a desarrollar la Inteligencia Emocional de los niños. Ahora en formato compacto.

En el juego “de perruco… ¡a perruco!, aprendiendo las emociones básicas” se trata de contar experiencias propias que impliquen una emoción, favoreciendo la comunicación y creando un clima de confianza que promueve el aprendizaje emocional de forma lúdica. Es un juego educativo donde todos ganan, no hay penalizaciones, todos aprenden y se divierten desarrollando su Inteligencia Emocional.

Está pensado para jugar con niños, desarrollando y reforzando los lazos de unión entre los participantes: padres, tíos, primos, amigos, educadores, abuelos…, se trata de pasar un tiempo de calidad juntos. También es muy útil como herramienta para psicólogos y en las clases de educación emocional.
 
La edad recomendada para empezar a jugar es de 4 años (ya empiezan a saber contar y a comunicarse mejor), aunque con tres ya se les puede hacer partícipes (poniéndole cara a cada una de las emociones, explicándoles las diferencias, etc.)
 
La idea es que los participantes tengan diferentes edades para enriquecer al máximo la experiencia de compartir las emociones. Para los niños es muy interesante conocer qué provoca la ira de un adulto o si un niño más mayor que él tiene los mismos miedos, por ejemplo. Así que el rango es 4 a 99 años, aunque, como regalo, lo recomendamos para niñas y niños de hasta 8 años.
 
Con el juego “de perruco… ¡a perruco!” aprendemos a tener conciencia de nuestros propios sentimientos, a reconocer y expresar las emociones, a comunicarnos y escuchar a los demás, a conectar con los sentimientos de los otros (empatía), a crear vínculos sociales fuertes y a desarrollar habilidades sociales, es decir, aumentamos nuestra Inteligencia Emocional jugando y divirtiéndonos.
 
Es una oportunidad para romper el hielo de forma rápida y divertida y hablar de nuestros sentimientos dejando que nuestros hijos nos conozcan mejor y nosotros a ellos y así reforzar nuestros vínculos (por ejemplo, me siento triste cuando no puedo estar contigo porque tengo que trabajar, soy feliz cuando estamos juntos...). Pasar tiempo con nuestros niños, tener contacto físico, jugar juntos, valorar sus ideas, escucharles, compartir nuestras experiencias y animarles a conseguir lo que se propongan, nos llenará de optimismo y satisfacción.
 
Compartir emociones y sentimientos permite a los niños saber que es correcto y normal sentirse de esa manera particular, que todos sentimos las mismas emociones, aunque nos las provoquen situaciones diferentes, les ayuda en su autoconocimiento y fortalece su autoestima.
 
El juego “de perruco… ¡a perruco!” está realizado íntegramente en España con materiales ecológicos, biodegradables y respetuosos con el medioambiente. Las piezas son únicas y hechas a mano, eso les confiere un carácter propio y muy agradable al tacto. En nuestra web, www.elperruco.com, puedes ver los vídeos dónde se explican los distintos procesos que hemos seguido en la elaboración del juego.
 
Según las edades, el desarrollo emocional de los participantes o las veces que hayan jugado ya, os proponemos diferentes reglas que podéis incluir en el juego:
 
  • Cada ficha corresponde a un equipo (cuando hay pequeños podemos formar grupos).
  • Hacemos mímica y representamos con gestos la emoción que nos ha tocado antes de explicarla verbalmente (por ejemplo, pongo cara de miedo y hago como que tiemblo)
  • No se puede repetir la misma experiencia-explicación.
  • Preguntamos a los demás jugadores si ellos también sienten igual que nosotros o no. Por ejemplo, a mi me dan miedo las arañas ¿y a ti? (la respuesta debe ser sólo sí o no para reservar tu explicación para cuando te llegue el turno).
  • Podemos pedir ayuda si no encontramos ejemplos (puede que Mamá sepa que sientes miedo cuando está oscuro, o cuando hay tormenta, o… y que tú sepas que Mamá siente tristeza cuando escucha algunas melodías).
  • Podemos expresar nuestras emociones con ejemplos diferentes dependiendo de con quién estemos jugando (si juego con mis hijos, expreso mi tristeza cuando ellos lo pasan mal; pero si juego con mis amigos, aprovecho para explicar que me entristece cuando no contestan a mis mensajes).
  • Si los jugadores son muy pequeños se les puede pedir que describan la emoción con mímica y pongan el gesto que corresponda (cara de sorpresa, de pena, de miedo…), en lugar de contar una experiencia.
  • Podemos aumentar nuestro vocabulario de sentimientos describiéndolos con otras palabras que describan cada emoción valorando su grado de intensidad, por ejemplo si te toca la ira, puedes decir rabia, que es igual de intensa que la ira, o enfado, que es menos fuerte que la ira… si sale el miedo puedes decir susto, que es menos fuerte que el miedo o temor, que es igual…



Escribe una opinión

Tu nombre:


Tu opinión: Nota: HTML no es traducible!

Puntuación: Malo           Bueno

Introduce el código en la casilla inferior:



Etiquetas:
logos empresas colaboradoras
el perruco en facebook / el perruco en YouTube / volver a la web de el perruco